¿Qué me llevo en la maleta?

Hace un año escribí un artículo en el que os hablaba sobre la importancia de seguir aprendiendo de ti en los momentos de relax, especialmente durante las vacaciones. Porque no olvides que salirse de la rutina no significa dejar de estar presente y de sentirte en armonía con tu ser. Este año, doy un paso más allá y os animo a hacer la maleta perfecta para estas vacaciones, ¿me acompañas?

A la hora de hacer la maleta, te propongo unos sencillos pasos para que no dejes de trabajar en ti, eso sí, sin presiones, solo siguiendo unos pequeños tips para que sigas creciendo durante este parón veraniego de una forma ligera y fácil. Para comenzar, vamos a colocar las cosas que nos vamos a llevar en tres montoncitos, estos representarán los tres planos esenciales: el físico, el mental y el emocional.
 

1. Ocúpate de tu plano físico

En el montoncito del plano físico piensa en qué cosas materiales te vas a llevar, qué ropa y complementos necesitas para sentirte en armonía y sintonía con lo que vas a hacer. Ya sea para la playa, la montaña, para estar de relax en casa, para hacer deporte… piensa cómo te quieres sentir estos días (natural, sexy, cómoda…) y elige los objetos que te van a acompañar en esas sensaciones. Es necesario que los escojas con toda tu atención y que les pongas intención.

En el ámbito físico también puedes llevar en tu maleta una mínima hoja de ruta, un horario, una reserva, una cierta organización aunque sea muy sutil. Irte de vacaciones es fluir pero dándole un sentido también y poniendo enfoque en lo que haces. De este modo, con una pequeña planificación, eliminamos posibles sustos y liberamos nuestra mente para estar lo mejor posible y dedicarnos solo a disfrutar al máximo de cada momento.
 

2. Enriquece el ámbito mental: tus propósitos

El segundo montoncito que meteremos en la maleta será el que corresponde al plano mental. Aquí vamos a incluir todos nuestros propósitos, ideas sobre las que pensar en esos días pero desde un lugar diferente: desde la relajación y la pausa. En este bloque tienen lugar los planes presentes y futuros, los proyectos a afrontar a la vuelta, las reflexiones sobre qué queremos hacer o cómo queremos que sean los próximos meses.

Puedes plantearte nuevos retos, aclarar pensamientos y pensar en con quién o con qué quieres conectar estos días o semanas en los que vas a disponer de más tiempo (familia, pareja, en soledad, naturaleza, el lugar). Aunque estés de vacaciones puedes tener objetivos y seguir avanzando sin prisas.
 

3. En el plano emocional céntrate en el ser

Finalmente, tienes que hacer un hueco para el plano emocional. Te invito a pensar qué te apetece colocar en esa maleta que cada vez está más llena: el conectar, el fluir, el sentir, el respirar desde la parte profunda… Deja a un lado la incertidumbre que nos rodea, las prisas y el miedo y prepárate para parar, sentir y permitirte SER. También en vacaciones nos tenemos que reconciliar con el ser, darle un tiempo para que avance, tenga un espacio y nos guíe. Cuando permitimos que esto pase, todo se ordena.

El ser es un equilibrio entre la parte física, mental y emocional o las acciones, pensamientos y emociones. Así que… ¿eres solo tus emociones? No, eres mucho más, eres tus pensamientos, tu cuerpo, tu conocimiento… o ¿eres solo tu cuerpo? No, eres también tus emociones y pensamientos. Por todo ello es tan importante que lo alinees, porque disfrutarás mucho más sabiendo que hay una armonía entre lo que piensas, sientes y haces.

Las vacaciones son el momento perfecto para que te atrevas a retarte, te lances a hacer aquellas cosas que tenías en tu cabeza pero que por lo que sea has aplazado. Y un reto emocional puede ser superar cosas que llevas mucho tiempo guardando y quizás sea el momento de remover, de limpiar, de destensar, de perdonar, de hacerte preguntas…

Finalmente, te invito a fluir. Es importante que entiendas que cuando hablamos de fluir no significa abandonarse, sino confiar en la vida, que es juguetona, y bailar con ella. No obstante, para bailar hay que saber los pasos, seguir el ritmo, escuchar la música y compartir, si lo deseas.

Si has llegado hasta aquí, ¡ya estás preparada para partir! Haz tu maleta, hazla con cariño, ilusión, ponle intención, ponle color y alegría y a vivir este verano que va a ser fantástico. ¡Disfruta de las vacaciones!

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Your email address will not be published.